articulos

Marketing Digital: Cinco errores que cometes al elaborar un plan de marketing.

 

El plan de marketing es una herramienta que, a estas alturas, todo marketero sabe que es imprescindible para que un negocio funcione.

Según la definición del estadounidense Philip Kotler, se trata de un «documento escrito que resume lo que el especialista en marketing ha aprendido sobre el mercado, que indica cómo la empresa pretende alcanzar sus objetivos de marketing y que facilita, dirige y coordina los esfuerzos de marketing».


Pero, ¿cómo hacer un plan de marketing? A continuación, los principales errores a evitar a la hora de elaborar tu plan de marketing…

1. Pensar que no necesita un plan de marketing

Hay quien piensa que, en este mundo hiperdigitalizado, ya no es necesario hacer un plan de marketing. En ese caso, lamento decrite que está muy equivocado.

2. Creer que el plan de marketing dura para siempre

Lo siento, pero en el marketing no hay amor eterno. Igual que el entorno cambia, el plan de marketing también, por eso es un documento que tiene una vigencia limitada, y que, con toda seguridad, tendrás que volver a hacer cada año.

3. Improvisar la estrategia y los objetivos

En marketing, no todos los caminos llevan a Roma. Sí puede haber más de un camino que le lleve hasta dónde quiere ir, pero no se puede ir eligiendo sobre la marcha. De ahí la importancia de establecer cuál es la estrategia general de tu empresa y los objetivos en un plazo determinado.

4. No analizarse internamente

Para elaborar un buen plan de marketing, hay que comenzar mirándose uno mismo. Solo así podrá conocer con qué recursos cuenta su empresa, qué características específicas tiene y cómo se relaciona esto con la situación del mercado.

Una herramienta útil para este fin es el análisis DAFO (también denominado FODA), que ayuda a identificar las debilidades (D) de su organización y las amenazas (A) exteriores a las que se enfrenta, así como las fortalezas (F) de su negocio y las oportunidades (O) que se le presentan en la situación actual.

5. Dirigirse «a todo el mundo»

No definir un público objetivo es pretender «matar moscas a cañonazos». Para conocer a su público objetivo primero tiene que identificar cómo tu producto o servicio suple las necesidades de las personas y luego llegar a aquellas personas que necesitan una solución.